Una misión de amor

septiembre 25, 2020
Sin comentarios

Hablar de misión en el MEJ, es reconocer primeramente que es un pilar, es lo que soporta y fortalece la casa, un pilar fundamental que sostienen la espiritualidad del movimiento. Hay  diferentes actividades de misión que realizan los mejinos, tanto en Paraguay como en el mundo entero, pero en realidad me gustaría destacar la fuente de donde nace el deseo de servir de cada uno de los mejinos.

El objetivo de este fundamento “misión” es: “Colaborar en la misión de Cristo, al servicio de las necesidades y desafíos de la humanidad”, y creo que, para colaborar con alguien, debemos estar convencidos de la propuesta o el ideal que lleva impreso. Entonces, para que esta misión se concrete en cada mejino/a, ellos deben conocer primero a Cristo, entender sus mociones e ideales.

La pregunta que nace entonces es: ¿Cómo se logra en el Movimiento compartir los ideales de Cristo? Desde mi experiencia, todo parte de la oración, la misma que nos enseña encontrar a Dios en todo lo que nos rodea. En el Movimiento contamos con varias herramientas para ese encuentro, por ejemplo: los tres momentos de oración en Click To Pray. La oración ayuda a escuchar a Cristo, conocerlo y entender sus propuestas e ideales, aquello que mueve a salir al encuentro de los demás y con los demás. Entender esto nos lleva a convertirnos en su décimo tercer Apóstol; así, no hay misión sin una fe sólida y un convencimiento de la propia misión de Cristo. De esta manera podemos ver a niños y jóvenes con deseos de servicio, la misma que San Ignacio propone desde ese encuentro con Cristo y que dejó plasmado en una frase “Ser más, para servir mejor”.

En el Paraguay y el mundo se percibe que las propuestas de misión que los chicos llevan adelante lo son por convencimiento, por un amor sincero que nace de ese encuentro con Cristo.

Hablar de misión es entender que, si no escuchamos la Palabra, sino compartimos con Él la mesa, no podrá surgir una misión de amor para con los demás. Ser mejino es un estilo de vida, que tiene como modelo a Jesús, un Dios Hijo a quien caracterizó su espíritu de servicio y su relación personal con Dios Padre.

Mientras siga ese deseo de encontrarse con Dios Padre desde Jesús, seguirá habiendo niños y jóvenes solidarios, generosos y presurosos para dar los mejor de sí a los demás. Que Jesús Eucaristía, siga suscitando en cada uno de los miembros de esta gran familia, la empatía y el amor por los demás, para ir al encuentro y reconocer la alegría que transmite ser solidarios con aquellos que más necesitan de nosotros.

Nelson Torres
Equipo Nacional MEJ Paraguay

VikiUna misión de amor

Deja un comentario