marzo 1, 2021
31305 han rezado

Oremos para que vivamos el sacramento de la reconciliación con una profundidad renovada, para saborear la infinita misericordia de Dios.

Oración

Santa Madre de Dios y Madre Nuestra Madre,
sobre nosotros están posados esos tus ojos misericordiosos.
Tú eres la primera en abrir el camino
y nos acompañas en el testimonio del amor.
Tú eres la Madre de la Misericordia que nos une a todos
bajo la protección de tu manto.
Nos confiamos a tu ayuda maternal
Siguiendo la indicación perenne que nos das
de mirar a Jesús, el rostro radiante de la misericordia de Dios.
Avé María
(adaptación Carta Apostólica Misericordia et Misera, n. 22)

Oración de ofrecimiento
Padre Bueno, sé que estás conmigo.
Aquí estoy en este nuevo día.
Pon una vez más mi corazón junto con el Corazón de tu Hijo Jesús,
que se entrega a mí y que viene a mí en la Eucaristía,
que tu Espíritu Santo me haga su amigo y su apóstol,
disponible a su misión de compasión.
Pongo en tus manos mis alegrías y esperanzas,
mis trabajos y sufrimientos,
todo lo que soy y tengo,
en comunión con mis hermanos y hermanas de esta Red Mundial de Oración.
Con María, te ofrezco mi jornada por la misión de la Iglesia
y por las intenciones de oración del Papa y de mi Obispo para este mes. Amén.

Actitudes

  • Reconocer el inmenso amor de Dios por mí, que “nunca se cansa de perdonar” (Papa Francisco).
  • Reconocer las infidelidades a Dios, el ejemplo que debo dar como cristiano, de disponerme humildemente a ser perdonado y de reconocer la falta que me hace la ternura de Dios. “Nada que un pecador arrepentido coloque ante la misericordia de Dios pueda quedar sin el abrazo de su perdón.” (Papa Francisco, Misericordia et misera, n.2).
  • Acoger y alegrarse del perdón, especialmente con la celebración del Sacramento de la Reconciliación. “La confesión es el paso de la miseria a la misericordia, es la escritura de Dios en el corazón.” (Papa Francisco, 29.03.19).
  • Crear en mí un hábito espiritual más frecuente de pedir perdón y perdonar, de ser más imagen de la Misericordia de Dios Padre, especialmente con las personas con las que estoy más herido. “Estamos llamados a vivir de la misericordia, porque primero, la misericordia ha sido utilizada con nosotros.” (Papa Francisco, Misericordiae Vultus).
  • Misericordiar, según esta palabra del Papa Francisco, que toda actitud, palabra, gesto, sea de sanación, ayuda, perdón y cercanía a los que pecan y a los que sufren. “El perdón es una fuerza que resucita a una nueva vida e infunde valor para mirar al futuro con esperanza.” (Papa Francisco, Misericordiae Vultus).
febrero 1, 2021
29702 han rezado

Oremos por las mujeres víctimas de violencia, para que sean protegidas por la sociedad y su sufrimiento sea considerado y escuchado.

Oración

Padre Bueno,
Tú que amas a cada uno de tus hijos e hijas,
Haz que los dones de tu Espíritu den fruto en mí,
para que aprenda a amar como Tú amas.
Dame la gracia de mirar a cada mujer con la mirada del corazón,
la mirada capaz de dar pleno valor y llenarse de gratitud.
Te pido por todas las mujeres víctimas de la violencia,
que sus sufrimientos sean escuchados y considerados,
y que trabaje cada día por la dignidad de sus vidas,
sabiendo que, como dice el Santo Padre,
“una conquista a favor de las mujeres
es un logro por el bien de toda la humanidad”.
Nuestro Padre…

Oración de ofrecimiento
Padre Bueno, sé que estás conmigo.
Aquí estoy en este nuevo día.
Pon una vez más mi corazón junto con el Corazón de tu Hijo Jesús,
que se entrega a mí y que viene a mí en la Eucaristía,
que tu Espíritu Santo me haga su amigo y su apóstol,
disponible a su misión de compasión.
Pongo en tus manos mis alegrías y esperanzas,
mis trabajos y sufrimientos,
todo lo que soy y tengo,
en comunión con mis hermanos y hermanas de esta Red Mundial de Oración.
Con María, te ofrezco mi jornada por la misión de la Iglesia
y por las intenciones de oración del Papa y de mi Obispo para este mes. Amén.

Actitudes

  • Descubrir y acoger el valor de las mujeres, como nos propone el Papa Francisco: “es inaceptable que una persona tenga menos derechos simplemente porque es mujer”. (FT, no 121)
  • Estoy dispuesto a escuchar atentamente el sufrimiento de las mujeres que conozco, con el tiempo, con una actitud de acogida. “¿Puedo mirar con mi corazón? ¿Sé mirar a la gente con mi corazón? ¿Tengo en mi corazón a la gente con la que vivo?” (Papa Francisco, 01.01.20)
  • Tomar conciencia de las formas sutiles e implícitas de violencia que existen en la sociedad, muchas de ellas toleradas y normalizadas en conversaciones, prejuicios o estigmas sociales. “Doblemente pobres son las mujeres que sufren situaciones de exclusión, malos tratos y violencia, porque a menudo tienen menos posibilidades de defender sus derechos”. (Papa Francisco, EG, n.212)
  • Considerar el valor imprescindible que las mujeres aportan a los diversos ámbitos de la vida social, eclesial, laboral, política, etc. “A pesar de las notables mejoras en el reconocimiento de los derechos de las mujeres y su participación en el espacio público, todavía queda mucho por hacer en algunos países”. (Papa Francisco, AL , n.54)
  • Proteger a las mujeres que sufren, intervenir o denunciar situaciones que conozco, o colaborar con instituciones que trabajan para apoyar a las mujeres que son víctimas de violencia. “Si queremos un mundo mejor, que sea una casa de paz y no un campo de guerra, todos debemos hacer mucho más por la dignidad de toda mujer”. (Papa Francisco, 01.01.20)
enero 1, 2021
32760 han rezado

Para que el Señor nos dé la gracia de vivir en plena fraternidad con hermanos y hermanas de otras religiones, orando los unos por los otros, abiertos a todos.

Oración

Dios, nuestro Padre,
que amas a cada uno de tus hijos
y no cesas de cuidarlos y buscar su bien,
ayúdame a ser la imagen y el ejemplo de este amor tuyo.
Que en cada persona encuentre un hermano
y pueda amarlo con verdad,
darle la bienvenida en su diferencia,
respetarlo en su dignidad,
independientemente de su origen y fe.
Ruego que en el corazón de todos tus hijos,
se cultive la semilla de la fraternidad,
para construir tu reino juntos en esta tierra.
Padrenuestro…

Oración de ofrecimiento
Padre Bueno, sé que estás conmigo.
Aquí estoy en este nuevo día.
Pon una vez más mi corazón junto con el Corazón de tu Hijo Jesús,
que se entrega a mí y que viene a mí en la Eucaristía,
que tu Espíritu Santo me haga su amigo y su apóstol,
disponible a su misión de compasión.
Pongo en tus manos mis alegrías y esperanzas,
mis trabajos y sufrimientos,
todo lo que soy y tengo,
en comunión con mis hermanos y hermanas de esta Red Mundial de Oración.
Con María, te ofrezco mi jornada por la misión de la Iglesia
y por las intenciones de oración del Papa y de mi Obispo para este mes. Amén.

Actitudes

  • Acogiendo con gusto, junto al Papa Francisco, la llamada a la fraternidad: “Para avanzar hacia la amistad social y la fraternidad universal, debemos hacer un reconocimiento básico y esencial: darse cuenta de lo que vale un ser humano, lo que vale una persona, siempre y en cualquier circunstancia”. (Fratelli Tutti, 106).
  • Construir puentes dentro de la familia, en tus propios entornos, siempre promoviendo razones para la unidad y luchando contra la división. “Cada uno de nosotros está llamado a ser un artesano de la paz, uniendo y sin dividir, extinguiendo el odio en lugar de preservarlo, abriendo caminos de diálogo en lugar de erigir nuevos muros” (Fratelli Tutti, 284).
  • Acoger la diversidad, dar gracias por las personas diferentes de mí, que pertenecen a otras religiones, mirarlas como hermanos, ser generosos en gestos y actitudes de simpatía y aceptación. “¡Cómo es necesario que nuestra familia humana aprenda a vivir juntos en armonía y paz, sin la necesidad de ser todos iguales!” (Fratelli Tutti, 100).
  • Orar por la fraternidad humana, por los que sufren porque son anulados en su dignidad, para que sean vistos como hermanos y hermanas y no como amenazas. “Jesús nos dijo: “Todos ustedes son hermanos” (Mt 23, 8).
  • Cultivar la apertura, promover momentos de encuentro y convivencia con grupos religiosos diferentes a los míos, físicamente o a través de medios digitales. “Los creyentes necesitan encontrar espacios para dialogar y trabajar juntos por el bien común y la promoción de los más pobres” (Fratelli Tutti 282).