17 febrero click to pray

Una misión de compasión

En este mes en que el Papa nos pide movilizarnos para que “aquellos que están agobiados, especialmente los pobres, los refugiados y los marginados, encuentren acogida y apoyo en nuestras comunidades”, me viene a la mente la sugerencia que los discípulos hacen a Jesús ante la multitud que se agolpa para escucharlo: “Despide a la multitud para que vayan por las aldeas y compren para sí de comer” (Mt 14, 15). No deja de sorprender el intento de los discípulos de eludir la responsabilidad y no hacerse cargo de la situación que demanda conducta activa y solidaria: compasión. 

Hoy nos encontramos en un mundo de imperativos: “hay que hacer”, “hay que solucionar”, etc. Pero, ¿dónde me sitúo yo frente a estas premisas? ¿Me cuido de resguardar mi mundo personal protegido, o me meto en el pantano incluso con ropa para sacar al hermano que necesita mi brazo para salir? ¿Me compadezco como Jesús, o repito la táctica de los discípulos de “deshacerme”, y sugiero “despedir a esta gente para que se vayan y se compren algo de comer"?

La misión de compasión que Jesús nos encomienda a través de la Red Mundial de Oración del Papa y su "camino del corazón" exige empatía, solidaridad, valor, coraje, desprendimiento, diligencia, seguridad, fortaleza, imposibilidad de sentir el sufrimiento como ajeno… necesita, en definitiva, amor. Un amor que nos lleva hasta identificarnos con el otro. Un amor compasivo y empático, que no es solo un deseo o un sentimiento, sino que, como a Jesús, nos moviliza a la acción. 

Asumamos la responsabilidad y la misión de compasión que Jesús nos encomienda: “Dadles vosotros de comer

David Fornieles
Coordinador del
Movimiento Eucarístico Juvenil
en España

Ver más

{{comment.user.fullName}} {{comment.comment | ellipsis: maxCommentLength - comment.user.fullName.length: news.hideEllipsis}} ... Ver más