1%20sep

POR LA EVANGELIZACIÓN: Parroquias al servicio de la misión.

«Por nuestras parroquias, para que, animadas por un espíritu misionero, sean lugares de transmisión de la fe y testimonio de la caridad.»

Tanto en la vida personal como en la vida de cualquier institución, solo es posible la conversión, la renovación o transformación interior, si existe de veras un sinceramiento personal para reconocer con humildad los propios errores y pecados. Sólo así es posible encauzar nuestra vida, o la vida de una institución, hacia al fin para el que ha sido creado. Debemos animarnos a discernir con valentía sobre lo que hay de verdad y de mentira en nuestras vidas y parroquias acerca del mensaje de Jesús. ¿Qué hay de anuncio del Reino en nuestro modo de vivir y de ser de nuestras parroquias?

No debemos caer en la soberbia de creer que vivimos el mensaje de Jesús o que somos “Iglesia de Jesús” sin tomarnos un tiempo, de tanto en tanto, para revisar nuestros modos de ser y proceder, para comprobar si estamos siendo fieles o no al anuncio de su mensaje. ¿A qué nos envía hoy Jesús?

Nuestros templos y parroquias, animada por el Espíritu, es más que su doctrina, sus logros, errores y pecados. El Espíritu de Jesús, que vive y opera en la Iglesia debe abrirnos al discernimiento para comprender qué nos está pidiendo ahora a nivel parroquial y personal. Nosotros somos seguidores Jesús, portadores de su mensaje, de una Buena Nueva que debemos esparcir por todo el mundo y necesitamos revisar si la manera y el modo en que lo estamos haciendo está en consonancia con la vida de Jesús. ¿Acercamos a las personas a una experiencia personal con Jesús? ¿Es nuestra parroquia un lugar para profundizar en su mensaje? ¿Somos testimonios de caridad y compasión?

La sociedad actual necesita del mensaje de Jesús. Hay muchas personas que van por la vida «angustiadas y abatidas como ovejas que no tienen pastor» (Mt 9, 36). Los cristianos somos portadores de un mensaje renovador y nuestras parroquias deben ser el lugar donde se propicie el encuentro de las personas con Jesús. Tal vez este tiempo particular que estamos viviendo nos esté exigiendo conversión, renovación y transformación interior, en lo personal y en lo institucional. Quizás ha llegado el momento de «despedirnos» de todo lo que ya no evangeliza, ni abren caminos al encuentro de las personas con Jesús. Es probable que tengamos que comenzar por ensayar caminos nuevos, con creatividad y fidelidad al Espíritu de Jesús.

Javier Rojas, SJ
Director Regional
de la Red Mundial de Oración del Papa
Argentina-Uruguay-Paraguay

Ver más

{{comment.user.fullName}} {{comment.comment | ellipsis: maxCommentLength - comment.user.fullName.length: news.hideEllipsis}} ... Ver más