Reza cada día

En un mundo descorazonado

  • Mi pueblo ha cometido un doble pecado: me abandonaron a mí, fuente de agua viva, y se hicieron sus propias cisternas, pozos rotos que no conservan el agua. (Jer 2,13)
  • Irán errantes de levante a poniente, vagando de norte a sur, buscando la palabra del Señor, y no la encontrarán. (Amós 8,12)
  • ¿Por qué duermes, Señor? ¡Despierta, despierta! ¡No nos rechaces para siempre! ¿Por qué te escondes? ¿Por qué te olvidas de nosotros, que sufrimos tanto, tanto? (Salmo 44,23-24)
  • Vino a los suyos, pero los suyos no lo recibieron. (Juan 1,11)

Contemplamos con admiración la belleza de nuestro mundo y las grandes proezas alcanzadas por la inteligencia humana a lo largo de la historia. Pero el mundo que habitamos está también herido por dolorosas contradicciones que causan muerte y destrucción. La vida y el amor muchas veces son ahogados por la violencia y el egoísmo. Los pequeños y los vulnerables padecen la agresión de los poderosos, los recursos naturales son depredados, hay tristeza y soledad. Nos hemos apartado de los caminos del amor de Dios y de su proyecto para la humanidad.

adminnewEn un mundo descorazonado