Reza cada día

El Padre envía a su Hijo para salvar

  • Yo voy a hacer algo nuevo, y ya está brotando, ¿no lo notan? (Isaías 43,19)
  • Claramente he visto cómo sufre mi pueblo que está en Egipto. […] Por eso he bajado, para salvarlos del poder de los egipcios… (Exodo 3,7-8)
  • Yo enseñé a andar a Efraín y lo llevé en mis brazos… con correas de amor los atraía, con cuerdas de cariño. (Oseas 11,3-4)
  • En Cristo, Dios estaba reconciliando consigo mismo al mundo, sin tomar en cuenta los pecados de los hombres. (2Corintios 5,19)
  • El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad… (Romanos 8,26)
  • Tanto amó Dios al mundo, que le dio a su Hijo único… (Juan 3,16)
  • El Hijo del Hombre ha venido a buscar y salvar lo que se había perdido (Lucas 19,10)

El Padre no nos ha abandonado en medio de este mundo descorazonado. Nos habló de su amor muchas veces y de muchas maneras por los profetas, y ahora en esta etapa final lo hizo por su Hijo hecho hombre, Jesús, el Cristo (cf. Hebreos 1,1). En Él, el Padre ha unido nuestra historia a la suya para restaurar la creación y para sanar nuestra humanidad herida. En Él, que dio su vida por nosotros en la cruz y a quien el Padre resucitó de entre los muertos, nos ha perdonado nuestros pecados. En Él, el amor ardiente de Dios nos viene al encuentro, determinado en salvarnos. Junto a Él aprendemos a reconocer el Espíritu de Dios actuando en nuestro mundo, haciendo brotar algo nuevo, aun en medio de sufrimientos y dificultades.

adminnewEl Padre envía a su Hijo para salvar