Camino del corazón

¿Como participar a la Red Mundial de Oración del Papa ?

Este camino nos transforma para ser apóstoles de la oración en la vida diaria. Son 9 pasos para vivir profundamente unidos al corazón de Jesús, al servicio de su misión. Este camino se propone a todos los que desean participar más activamente en la Red de Oración del Papa (a través de retiros, sesiones, charlas, los nueve primeros viernes del mes, etc.), apoyándose en las claves por la misión que el Papa da cada mes a través sus intenciones de oración.

Step 1
1

En el principio, el Amor

  • Con amor eterno te amé… (Jeremías 31,3)
  • ¿Acaso una madre olvida o deja de amar a su propio hijo? Pues aunque ella lo olvide, yo no te olvidaré, dice el Señor. Te llevo grabado en las palmas de mis manos… (Isaías 49,15)
  • El amor consiste en esto: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó a nosotros y nos envió a su Hijo… (1Juan 4,10)
  • Dios nos eligió en Cristo desde antes de la creación del mundo… (Efesios 1,4)
  • ¡Nada podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado en Cristo Jesús, nuestro Señor! (Romanos 8,39)

La Palabra primera y permanente en nuestra vida de fe es el amor eterno del Padre. Es lo que Él continuamente nos está queriendo decir y se refleja en todo lo que hace por nosotros cada día: Te amo. Es su esencia, “Dios es amor” (1Juan 4,8), no puede no amarnos. AMOR es el modo con que Dios nos mira y acompaña siempre, independientemente del curso que haya tomado nuestra vida, aunque nos hayamos apartado de Él por el pecado. Su amor es incondicional e inconmovible. Es el principio y el fundamento de nuestro camino espiritual, pues nuestra vida comienza gracias a su amor, es sostenida por él y un día va a ser recibida en su amor. Reconocer ese amor nos lleva a corresponderlo.

Step 2
2

El corazón humano, inquieto y necesitado

  • ¡Dios mío, tú eres mi Dios! Con ansias te busco, pues tengo sed de ti; mi ser entero te desea, cual tierra árida, sedienta, sin agua. (Salmo 63,1)
  • Desde lo hondo clamo a ti Señor, Señor escucha mi voz… (Salmo 130,1)
  • Felices los pobres de corazón, porque de ellos es el Reino de los Cielos. (Mateo 5,3)
  • ¿Adónde te escondiste amado, y me dejaste con gemido?… (San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual)
  • Nos hiciste para ti, Señor, y nuestro corazón está inquieto hasta que no descanse en ti. (San Agustín, Confesiones)

Anhelamos la felicidad y la buscamos por diversos caminos. Recibimos de Dios el don de amar y vivir la vida con generosidad. Sin embargo, muchas veces nos experimentamos pobres y desorientados, entre frustraciones y deseos profundos, incapaces de resolver nuestra crisis personal y de encontrar la paz interior. Proponemos aquí un itinerario de fe, de oración y de vida, adecuado para quien está en búsqueda interior, reconoce su necesidad espiritual y quiere recibir a Jesucristo en su corazón. Es el camino de los humildes, donde la propia debilidad y vulnerabilidad no son un impedimento sino más bien el mejor capital para el encuentro con un Dios que se inclina hacia el pobre.

Step 3
3

En un mundo descorazonado

  • Mi pueblo ha cometido un doble pecado: me abandonaron a mí, fuente de agua viva, y se hicieron sus propias cisternas, pozos rotos que no conservan el agua. (Jer 2,13)
  • Irán errantes de levante a poniente, vagando de norte a sur, buscando la palabra del Señor, y no la encontrarán. (Amós 8,12)
  • ¿Por qué duermes, Señor? ¡Despierta, despierta! ¡No nos rechaces para siempre! ¿Por qué te escondes? ¿Por qué te olvidas de nosotros, que sufrimos tanto, tanto? (Salmo 44,23-24)
  • Vino a los suyos, pero los suyos no lo recibieron. (Juan 1,11)

Contemplamos con admiración la belleza de nuestro mundo y las grandes proezas alcanzadas por la inteligencia humana a lo largo de la historia. Pero el mundo que habitamos está también herido por dolorosas contradicciones que causan muerte y destrucción. La vida y el amor muchas veces son ahogados por la violencia y el egoísmo. Los pequeños y los vulnerables padecen la agresión de los poderosos, los recursos naturales son depredados, hay tristeza y soledad. Nos hemos apartado de los caminos del amor de Dios y de su proyecto para la humanidad.

Step 4
4

El Padre envía a su Hijo para salvar

  • Yo voy a hacer algo nuevo, y ya está brotando, ¿no lo notan? (Isaías 43,19)
  • Claramente he visto cómo sufre mi pueblo que está en Egipto. […] Por eso he bajado, para salvarlos del poder de los egipcios… (Exodo 3,7-8)
  • Yo enseñé a andar a Efraín y lo llevé en mis brazos… con correas de amor los atraía, con cuerdas de cariño. (Oseas 11,3-4)
  • En Cristo, Dios estaba reconciliando consigo mismo al mundo, sin tomar en cuenta los pecados de los hombres. (2Corintios 5,19)
  • El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad… (Romanos 8,26)
  • Tanto amó Dios al mundo, que le dio a su Hijo único… (Juan 3,16)
  • El Hijo del Hombre ha venido a buscar y salvar lo que se había perdido (Lucas 19,10)

El Padre no nos ha abandonado en medio de este mundo descorazonado. Nos habló de su amor muchas veces y de muchas maneras por los profetas, y ahora en esta etapa final lo hizo por su Hijo hecho hombre, Jesús, el Cristo (cf. Hebreos 1,1). En Él, el Padre ha unido nuestra historia a la suya para restaurar la creación y para sanar nuestra humanidad herida. En Él, que dio su vida por nosotros en la cruz y a quien el Padre resucitó de entre los muertos, nos ha perdonado nuestros pecados. En Él, el amor ardiente de Dios nos viene al encuentro, determinado en salvarnos. Junto a Él aprendemos a reconocer el Espíritu de Dios actuando en nuestro mundo, haciendo brotar algo nuevo, aun en medio de sufrimientos y dificultades.

Step 5
5

Nos llama sus amigos

  • Yo te llamé por tu nombre, tú eres mío. Eres de gran precio a mis ojos, eres valioso y yo te amo. (Isaías 43, 1 y 4)
  • Después Jesús subió a un cerro, y llamó a los que Él quiso. Una vez reunidos, eligió de entre ellos a doce, para que lo acompañaran y para mandarlos a anunciar el mensaje. A estos les dio el nombre de apóstoles… (Marcos 3,13-14)
  • Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo. Los llamo mis amigos, porque les he dado a conocer todo lo que mi Padre me ha dicho. (Juan 15,15)
  • Al volverse, Pedro vio que los seguía el discípulo a quien Jesús amaba, el mismo que en la cena se había reclinado sobre el pecho de Jesús (Juan 21,20).
  • Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. (Mateo 28,20)
  • Jesús puede salvar completamente a los que se acercan a Dios por medio de Él, pues vive para siempre para interceder en nuestro favor. (Hebreos 7,25)
  • Quien quisiere venir conmigo, ha de ser contento de comer como yo, y así de beber y vestir, etc.; asimismo ha de trabajar conmigo en el día y vigilar en la noche (Ejercicios Espirituales de San Ignacio, 93)

Jesucristo nos llama sus amigos y nos invita a una alianza de amor personal, íntima y afectiva con Él. Está siempre vivo para interceder por nosotros, activamente empeñado en atraernos hacia Él, pues somos preciosos ante sus ojos. La amistad con Él nos lleva a mirar el mundo con sus ojos, a sufrir con sus sufrimientos y alegrarnos con sus alegrías, a ofrecer nuestras personas para trabajar con Él a favor de nuestros hermanos y hermanas. Está con nosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

Step 6
6

Habitados por Cristo

  • Aquel día comprenderán que yo estoy en mi Padre, y ustedes están en mí y yo en ustedes (Juan 14,20)
  • ...y vendremos a él y haremos morada en él (Juan 14,23)
  • Permanezcan en mí, como yo en ustedes… Permanezcan pues, en el amor que les tengo. (Juan 15, 4 y 9)
  • No soy yo quién vive, es Cristo que vive en mí (Gálatas 2,20)
  • ¿Acaso no saben ustedes que son templo de Dios, y que el Espíritu de Dios vive en ustedes? (1 Corintios 3,16-17)
  • Si lo que oyeron desde el principio permanece en su corazón, también ustedes permanecerán en el Hijo y en el Padre. (1 Juan 2,24)
  • Que Cristo viva en sus corazones por la fe… (Efesios 3,17)
  • Reflejamos la gloria del Señor, y nos vamos transformando en su imagen misma… (2 Corintios 3,18)

En el exceso de su amor por nosotros, Dios desea habitar en nuestros corazones. Es la sorprendente promesa que Cristo hizo a sus amigos antes de morir. Dios quiere establecer su morada en cada uno de nosotros. San Pablo da testimonio de ello al decir que ya no es él quien vive, sino Cristo que vive en él. Es el horizonte definitivo hacia el cual el Espíritu desea llevar al cristiano. Es la identificación total con Cristo en cuerpo, alma y espíritu. Es lo que deseamos y pedimos cada día, con corazón de pobre, sabiendo que alcanzarlo no será jamás fruto de nuestros esfuerzos. Creemos que esta identificación con Cristo nos es dada de modo privilegiado en la Eucaristía. Él mismo viene a nosotros en su Cuerpo y su Sangre y nos moldea interiormente según su Corazón, a fin de ser y actuar como Él.

Step 7
7

Damos la vida junto a Él

  • Esta viuda pobre ha dado más que todos los otros… pues ella en su pobreza ha dado todo lo que tenía para vivir. (Marcos 12,43-44)
  • Después tomó el pan en sus manos y, habiendo dado gracias a Dios, lo partió y se lo dio a ellos, diciendo: Esto es mi cuerpo, entregado a muerte en favor de ustedes. Hagan esto en memoria de mí. (Lucas 22,19)
  • Yo soy la esclava del Señor, que Dios haga conmigo como me has dicho. (Lucas 1,38)
  • Les ruego por la misericordia de Dios que se presenten ustedes mismos como ofrenda viva, santa y agradable a Dios. Este es el verdadero culto que deben ofrecer. (Romanos 12,1)
  • Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad (Hebreos 10,9)
  • Tomad, Señor, y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad, todo mi haber y mi poseer; Vos me lo disteis, a Vos Señor lo torno; todo es vuestro, disponed conforme a vuestra voluntad; dadme vuestro amor y gracia, que esta me basta. (San Ignacio, Ejercicios Espirituales 234)

Unir la vida a Cristo nos ha de llevar a dar la vida por los demás como Él lo hizo. Nos hace descubrir que, a pesar de nuestra pobreza y limitación, nuestra vida es útil a otros. Sabernos amados, elegidos y habitados por Él nos dignifica, nos llena de gratitud y nos hace capaces de responder a tanto bien recibido ofreciendo la propia vida en disponibilidad a su misión. La ofrecemos actuando contra el egoísmo y la comodidad que muchas veces frustran el deseo de Dios en nosotros. El Señor nos invita a darle nuestro sí generoso, como hizo María de Nazaret. No quiere salvarnos ni cambiar el mundo sin nosotros. Aún cuando nos parezca de poco valor, ofrecerle nuestra disponibilidad se hace útil a otros porque el Padre asocia ese ofrecimiento a la vida y al Corazón de su Hijo, quien se ofrece por nosotros en la cruz. Puestos con Jesús, nos hacemos más cercanos al sufrimiento del mundo y buscaremos responder como Él lo hizo. Expresamos al Padre esta disponibilidad mediante una oración de ofrenda diaria. Suplicamos con humildad al Espíritu no ser obstáculo a su acción. Nos inspiramos y alimentamos de modo especial de la celebración de la Eucaristía, donde reconocemos la ofrenda perfecta de Cristo al Padre, modelo de nuestra vida ofrecida.

Step 8
8

Una misión de compasión

  • El Señor me ha enviado para vendar los corazones desgarrados. (Isaías 61,1)
  • Si ves un pobre, no vuelvas el rostro, y Dios no apartará su rostro de ti. (Tobías 4,7)
  • Tengan entre ustedes los mismos sentimientos del Corazón de Jesús (Filipenses 2,5)
  • Jesús tuvo compasión del hombre enfermo de lepra, lo tocó con la mano y dijo: Quiero, queda limpio. (Marcos 1,41)
  • El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado para llevar la buena noticia a los pobres… (Lucas 4,18)
  • … Contemplar cómo las tres personas divinas miraban toda la planicie o redondez de todo el mundo… […] El primer punto es ver las personas, las unas y las otras; y primero las de la haz de la tierra, en tanta diversidad, así en trajes como en gestos: unos blancos y otros negros, unos en paz y otros en guerra, unos llorando y otros riendo, unos sanos, otros enfermos, unos naciendo y otros muriendo, etcétera. (San Ignacio, Ejercicios Espirituales 102 y 106)

Dios, el Padre de Jesús y Padre nuestro, quiere hacer presente su compasión en el mundo en y a través de nosotros sus discípulos. Somos invitados a hacer nuestra su mirada sobre la humanidad y a actuar con los sentimientos del Corazón de Jesús. Somos enviados con Él, de maneras diversas, a las periferias de la existencia humana, allí donde hombres y mujeres sufren la injusticia, para contribuir a sostener y sanar a los que tienen el corazón desgarrado. Aún cuando nos encontremos limitados por la enfermedad o restringidos físicamente, aún cuando nos sintamos incapaces de cambiar las estructuras injustas de nuestra sociedad, participamos de esta misión haciendo nuestra la mirada compasiva de Dios hacia todos nuestros hermanos y hermanas. Ya que nosotros mismos hemos sido beneficiados de la compasión de Dios, podemos entregarla a otros. Es nuestra respuesta a su amor por nosotros (reparación). Vamos más allá de las fronteras visibles de la Iglesia, pues allí donde existe la compasión, allí está el Espíritu de Dios. Nos unimos espiritualmente a todos los que en diferentes culturas o tradiciones religiosas son dóciles a este Espíritu y se movilizan para aliviar el sufrimiento de los más débiles.

Step 9
9

Una red mundial de oración y servicio atenta a las necesidades de la humanidad

  • No se queden callados los que invocan al Señor, no lo dejen descansar… hasta que rompa la aurora de su justicia y su salvación llamee como una antorcha. (Isaías 62,1.6-7)
  • Abraham le preguntó: ¿Vas a destruir a los inocentes junto con los culpables? Tal vez haya cincuenta personas inocentes en la ciudad.[…] Y el Señor le dijo: Hasta por esos cincuenta [o cuarenta, o treinta, o veinte o diez], no destruiré la ciudad. (Génesis 18,22-33)
  • Los apóstoles se reunían siempre para orar con algunas mujeres, con María, la madre de Jesús, y con sus hermanos. (Hechos 1,14)
  • De esta manera, Dios hará de ustedes, como de piedras vivas, un templo espiritual, un sacerdocio santo, que por medio de Jesucristo ofrezca sacrificios espirituales, agradables a Dios. (1Pe 2,5)
  • Después de esto, el Señor escogió también a otros setenta y dos, y los mandó de dos en dos delante de Él, a todos los pueblos y lugares a donde tenía que ir. (Lucas 10,1)
  • ¡Paz a ustedes! Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes. (Juan 20,21)

El Apostolado de la Oración es una red mundial de oración al servicio de los desafíos de la humanidad y de la misión de la Iglesia que reconocemos en las intenciones mensuales de oración propuestas por el Papa. Estas intenciones expresan las preocupaciones del Santo Padre sobre el mundo y la Iglesia de hoy, y han de orientar nuestra oración y nuestra acción durante ese mes.
Esta red está formada por quienes mediante el ofrecimiento cotidiano de sus vidas se hacen disponibles para colaborar en la misión de Cristo Resucitado, en cualquier situación o estado de vida que se encuentren. El llamado a la misión es el fuego que nos hace apóstoles enviados desde el Corazón del Padre al corazón del mundo.

Son invitados a esta red en primer lugar católicos de distintos países y culturas, de diversas familias y sensibilidades espirituales. La riqueza y variedad de la tradición del AO se pone al servicio de la unidad de la Iglesia. Otros también son invitados a ser parte de esta red de modos diversos: los desafíos que implican las intenciones del Papa nos abren a colaborar con otros cristianos y con toda persona deseosa de paz y fraternidad en el mundo.

Step 1 1
En el principio, el Amor
Step 2 2
El corazón humano, inquieto y necesitado
Step 3 3
En un mundo descorazonado
Step 4 4
El Padre envía a su Hijo para salvar
Step 5 5
Nos llama sus amigos
Step 6 6
Habitados por Cristo
Step 7 7
Damos la vida junto a Él
Step 8 8
Una misión de compasión
Step 9 9
Una red mundial de oración y servicio atenta a las necesidades de la humanidad