Cuando nos importan los temas a conversar o las personas con las que conversamos y además los resultados nos parecen inciertos… estamos ante una conversación difícil.

Dios, nos ha puesto amigos en nuestras vidas. Al ser amigos de Jesús, nacemos a ser amigos por la fe y nos convertimos en familia.

Para entrar en el sentido de la intención de oración que Francisco nos propone este mes, te propongo que nos ayudemos con el Evangelio y que miremos a Jesús.