marzo 1, 2021
31171 han rezado

Oremos para que vivamos el sacramento de la reconciliación con una profundidad renovada, para saborear la infinita misericordia de Dios.

Oración

Santa Madre de Dios y Madre Nuestra Madre,
sobre nosotros están posados esos tus ojos misericordiosos.
Tú eres la primera en abrir el camino
y nos acompañas en el testimonio del amor.
Tú eres la Madre de la Misericordia que nos une a todos
bajo la protección de tu manto.
Nos confiamos a tu ayuda maternal
Siguiendo la indicación perenne que nos das
de mirar a Jesús, el rostro radiante de la misericordia de Dios.
Avé María
(adaptación Carta Apostólica Misericordia et Misera, n. 22)

Oración de ofrecimiento
Padre Bueno, sé que estás conmigo.
Aquí estoy en este nuevo día.
Pon una vez más mi corazón junto con el Corazón de tu Hijo Jesús,
que se entrega a mí y que viene a mí en la Eucaristía,
que tu Espíritu Santo me haga su amigo y su apóstol,
disponible a su misión de compasión.
Pongo en tus manos mis alegrías y esperanzas,
mis trabajos y sufrimientos,
todo lo que soy y tengo,
en comunión con mis hermanos y hermanas de esta Red Mundial de Oración.
Con María, te ofrezco mi jornada por la misión de la Iglesia
y por las intenciones de oración del Papa y de mi Obispo para este mes. Amén.

Actitudes

  • Reconocer el inmenso amor de Dios por mí, que “nunca se cansa de perdonar” (Papa Francisco).
  • Reconocer las infidelidades a Dios, el ejemplo que debo dar como cristiano, de disponerme humildemente a ser perdonado y de reconocer la falta que me hace la ternura de Dios. “Nada que un pecador arrepentido coloque ante la misericordia de Dios pueda quedar sin el abrazo de su perdón.” (Papa Francisco, Misericordia et misera, n.2).
  • Acoger y alegrarse del perdón, especialmente con la celebración del Sacramento de la Reconciliación. “La confesión es el paso de la miseria a la misericordia, es la escritura de Dios en el corazón.” (Papa Francisco, 29.03.19).
  • Crear en mí un hábito espiritual más frecuente de pedir perdón y perdonar, de ser más imagen de la Misericordia de Dios Padre, especialmente con las personas con las que estoy más herido. “Estamos llamados a vivir de la misericordia, porque primero, la misericordia ha sido utilizada con nosotros.” (Papa Francisco, Misericordiae Vultus).
  • Misericordiar, según esta palabra del Papa Francisco, que toda actitud, palabra, gesto, sea de sanación, ayuda, perdón y cercanía a los que pecan y a los que sufren. “El perdón es una fuerza que resucita a una nueva vida e infunde valor para mirar al futuro con esperanza.” (Papa Francisco, Misericordiae Vultus).
VikiMarzo 2021